¿Sufres el Síndrome de Cenicienta?

2 años
5015 Visitas

Si todavía defiendes los cuentos de hadas y tu mayor miedo es quedarte soltera, atenta a lo que te contamos.

¿Sufres el Síndrome de Cenicienta?

Se estrena en cines la película Cenicienta, con Lily James en el papel protagonista, una historia de amor en la que una pobre y desgraciada chica es rescatada por un apuesto príncipe azul. Todo ello gracias a un zapato de cristal y con un final del estilo “vivieron felices para siempre”, por supuesto.

Aunque a muchas ya nos suene raro, todavía hay quién considera que la historia puede repetirse con ellas. Y lo creen de manera obsesiva, deprimiéndose incluso si no les sucede. Aquellas soñadoras que se angustian porque no llega su hombre ideal, un prototipo imaginario sacado de la unión de varios personajes de historias fantásticas, aparecerá subido a un corcel blanco y con un palacio, -o un deportivo de ensueño y una mansión, que las cosas han cambiado mucho-, en cualquier momento para sacarlas de su vida diaria y prometerles una vida de lujo, deben saber que sufren el llamado Síndrome de Cenicienta.

No queremos decir que no exista el hombre ideal para cada una de nosotras, ni que no nos merezcamos todo y más, ni por supuesto que debamos renunciar al amor. El Síndrome de Cenicienta va mucho más allá, ya que se da en mujeres que sufren un terror irracional a no encontrar pareja y quedarse solas, algo que identifican como totalmente negativo, y que no imaginan una vida independiente. Son tan inseguras que llegan a obsesionarse con encontrar una compañía masculina, ya que consideran que no pueden afrontar el día a día de sin un hombre –el perfecto, por supuesto-, a su lado.

El problema llega cuando, entre toda esta inseguridad, aparece un sapo disfrazado de príncipe. La vida de estas mujeres se convierte entonces en una frustración continua, ya que no se alcanzan las expectativas puestas en la relación y en el hombre ideal, pero tampoco quieren abandonar y desistir de ello por ese miedo a la soledad. Centrar todos los esfuerzos en sacar adelante una relación que sabemos que está abocada al fracaso desde el primer momento, no hace más que influir negativamente en todo lo demás, ya que el propio desarrollo personal queda relegado a un segundo plano, al igual que otras partes de nuestra vida, como la familia y los amigos.

Una mujer independiente, segura de sí misma y con éxito, también puede encontrar a su hombre ideal. Y es que ellos ya no quieren rescatar princesas en apuros, quieren a alguien fuerte a su lado que les acompañe durante el viaje de su vida.