Comida rápida y sana para la oficina

3 años
8601 Visitas

Te descubrimos menús de tupper para no aburrirte y que apenas te llevarán unos minutos.

Boniato al horno

Pon un boniato en el horno y déjalo ahí hasta que esté blandito. ¡Es así de fácil! Si te sientes con ganas, puedes aderezarlo con atún o chili, o comerlo junto a una ensalada. Tiene un gran aporte de vitaminas, minerales y fibra, y puedes prepararlo el día antes y calentarlo en el microondas después.

 

Aguacate + huevo

La receta te llevará solo unos segundos, corta el aguacate por la mitad y pon un huevo dentro. Añade un poquito de sal y mételo en el horno hasta que el huevo esté cocinado a tu gusto. De forma opcional (pero muy recomendable), puedes completar el plato con alguna rebanada de pan. La combinación aguacate-huevo es más que recomendable por las“grasas buenas” del aguacate, las proteínas del huevo que son buenas para crear músculo y la energía que aporta, que te hará rendir todo el día.  FYI: #aguacate es uno de los hashtags más populares en Instagramasí que tendrás 11 likes instantáneos cuando subas una foto de tu creación culinaria.

 

Frittata

Así se prepara: bate los huevos que te queden en la nevera con un chorrito de leche (unos dos por día). Ahora, añade un poco de carne y hojas verdes tipo espinacas y sigue mezclando. También puedes optar por hacerla con trozos de patata cocida y otras verduras. Pon la mezcla en una fuente para hornear y déjala hasta que esté bien dorada por arriba. Cuando la saques, córtala en trozos y disfruta de tu menú.

 

 

Tarro de ensalada

¿Aún no has visto nuestra galería de tarros de ensalada? Son fáciles, ricas y sanas.

 

Sushi sin forma

El sushi es una de las comidas más sanas. Cuando lo haces tú misma (y te sale bien), es impresionante, pero si te has puesto a ello, sabes que lleva sudor y lágrimas. Simplifica su elaboración y quédate con todos sus beneficios con este sushi para perezosas: incluye verduras, arroz, pescado y nori pero servido de una forma más sencilla. No te olvides de una pizca de semillas de sésamo (ricas en proteínas) y una poco de salsa de soja.

 

Pizza roll

Y no, no son las congeladas de supermercado. Utiliza una base de wrap,tomate fresco, verduras cortadas y un poco de queso. El proceso es el siguiente: enrollar, cortar en “forma de molino” y luego meter en el horno hasta que el queso se haya derretido. Lo bueno de esta receta es que funciona tanto en frío como en caliente.

 

 

Pan tumaca

La estructura dulce y jugosa de los tomates está llena de nutrientes, pero puede ser muy aburrido comerlo solamente en salsa de pasta. Tritura tomate, cebolla roja, ajo, albahaca, un chorrito de vinagre de Módena, un poco de aceite de oliva y unta en las rebanadas de pan. Puedes hacer un gran bol de esta salsa y dejarla en la nevera para usar varias veces.

 

Quinoa con pimiento al horno

La ensalada de quinoa está bien, pero queremos proponerte otra receta para utilizar este ingrediente y salir del aburrimiento. Como le sienta bien a casi todo, te proponemos que esta vez la pruebes al horno, mezclándola con pimientos, champiñones o calabacines.

 

Filete de coliflor

La coliflor es el alimento saludable número uno ya que puedes hacer de todo con ella, desde arroz a pizza. ¿Sabías que si la cortas en trozos como en la foto puedes hacer también unos fantásticos filetes? Acompáñala con una base de ensalada o con un poco de quinoa y te encantará.

Meze

Si eliges los elementos más sanos del meze, el plato típico árabe, puede convertirse en tu receta estrella. Mezcla una gran cucharada de puré de garbanzos, pita integral, trozos de pepino, aceitunas, ensalada de rúcula e, incluso, una cucharada de tabulé ya hecho si quieres.

 

Sopa casera

Vale, de acuerdo, esto lleva un poco más de esfuerzo que abrir una lata ya preparada pero por lo menos sabes exactamente lo que hay dentro. Todo lo que tienes que hacer es cocer cualquier verdura que tengas en la nevera con un poquito de caldo y condimentos y mezclar hasta que te guste el resultado. Puedes añadirle fideos o lentejas para que te llene más.

 

Chili

¿Alubias? Sí. ¿Tomates? También. ¿Carne picada, pimiento, cebolla y especias? Mucho mejor. El chili, cuando se prepara sin carne con mucha grasa o aceite, puede ser un menú muy rico y equilibrado en proteínas, carbohidratos y verduras. ¿Lo mejor de todo? Prepáralo en una olla de cocción lenta. ¿Cómo? Echa todos los ingredientes y déjalo cocermientras miras Sexo en Nueva York. Al final del día (vale, quizás un poco antes) tendrás una semana de comida, fácil de transportar y muy rica.