Claves para llevar una dieta equilibrada

2 años
1610 Visitas


Nos lanzamos a por las dietas milagro (aquellas que prometen hacernos perder 10 kilos en media hora); a por las que no son milagrosas pero nos ayudan adelgazar; a por las detox (con las que reseteamos nuestro cuerpo y expulsamos las toxinas) pero, rara vez, nos paramos a pensar en la dieta sana, saludable, aquella que no promete más que velar por tu bienestar físico y psíquico y que debería acompañarnos siempre. Sea cual sea nuestro objetivo.



¿Qué es llevar una dieta equilibrada?  Exprimimos las palabras de la UNEDy te damos las claves para que te rindas a ella.


Claves para llevar una dieta equilibrada


Una dieta equilibrada es aquella que contiene todos los alimentos necesarios para conseguir un estado nutricional óptimo. Es decir, aquella que te aporta una cantidad de nutrientes energéticos (calorías) suficientes para llevar a cabo los procesos metabólicos y de trabajo físico necesarios, ni más ni menos, y la que te suministra suficientes nutrientes con funciones plásticas y reguladoras (proteínas, minerales y vitaminas).


La clave de toda dieta equilibrada está en la compensación de alimentos y en la variación (no se puede disfrutar de una vida saludable comiendo solo un grupo de alimentos) y en saber repartir los nutrientes de tu ingesta: 55% hidratos de carbono (es un error creer que tienes que descartarlos de tu dieta), 30% grasas saludables y 15% de proteínas.


¿Cómo se traduce esto en nuestros platos? Los expertos de la Asociación Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación te dan estas pautas:

 Cuando comes en casa

– Planifica tu compra antes de ir al súper y no olvides incluir alimentos básicos de todos los grupos en tu lista.
– Organiza previamente los menús diarios de la semana, elígelos variados, de forma que  incluyas productos de todos los grupos.
– No abuses de alimentos ricos en grasas de origen animal.
– Elige la forma de cocinado más adecuada, hay muchas opciones: asados, a la plancha, al vapor, fritos, etc.
– Es importante no olvidarse de consumir diariamente hortalizas, frutas y lácteos.
– Para los guisos o las ensaladas utiliza preferentemente aceite de oliva o, si no fuera posible, de girasol.


123


Si comes fuera de casa

– Elige un menú variado que incluya alimentos de todos los grupos básicos.

– Lo mejor es que busques un local donde sea posible elegir vegetales frescos (verduras, hortalizas, frutas).

– De postre, selecciona fruta fresca o, de vez en cuando, algún lácteo.

– Evita raciones excesivamente grandes. Es preferible dejar algo en el plato.

– No abuses de fritos, rebozados, empanados y guisos con grasas. Opta por asados, a la plancha, parrilla, vapor, etc.

– Evita comer en menos de 40-50 minutos.